El ministro de Relaciones Exteriores dominicano, Roberto Álvarez, llevó la situación de Haití a los oídos de sus homólogos iberoamericanos para que se sumen al llamado que desde hace tiempo hace la República Dominicana a la comunidad internacional de acudir en ayuda.

“Sería importante que esta reunión de ministros y ministras de Relaciones Exteriores haga un llamado a la comunidad internacional que brinde a Haití la asistencia necesaria para superar la grave violencia e inseguridad que se vive en ese país”, expresó el canciller.

Álvarez destacó la importancia de que en Haití se celebre un diálogo nacional que conduzca a una eventual celebración de elecciones libres, justas y competitivas.

Estados Unidos dijo que la comunidad internacional no irá al rescate de Haití, sino que las soluciones a sus crisis deben salir del pueblo, y que la asistencia que se puede brindar es ayudarle a encontrar su propio camino.

El presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, cuestionó sobre quién participaría en ese diálogo en Haití para la búsqueda de una solución a su crisis, cuando existen pandillas que controlan territorios en ese país.

Ha instado a la comunidad internacional, y a las potencias como Canadá, Francia, EE.UU. y la Unión Europea, a actuar con urgencia en el vecino país.

El miércoles pasado el primer ministro haitiano Ariel Henry instaló un nuevo Gobierno e insistió en la necesidad de mantener un clima político estable en la perspectiva de las próximas elecciones, que fueron aplazadas sin fecha.