Economistas consideran que la decisión del Banco Central de incrementar otra vez su tasa de interés de política monetaria, ahora en 50 puntos básicos, pasando de 5.00 a 5.50 % anual, tendrá un impacto importante en la actividad económica del país.

En tanto, la Asociación de Bancos Múltiples de la República Dominicana (ABA) ya adelantó que “definitivamente tiene un canal de transmisión a las tasas bancarias”, como la de los préstamos nuevos.

“Mientras tengamos una política fiscal expansiva en términos de gasto público, entendida por gastos corrientes superiores a los ingresos corrientes, el Banco Central no tiene otra alternativa para contener la presión inflacionaria que aumentar la tasa de interés”, explicó Guillermo Caram, exgobernador del Banco Central.

Analizó que el presupuesto nacional para 2022 que diseñó el gobierno, dispone gastos corrientes superiores en 81 mil millones de pesos a los ingresos corrientes. «Al 25 de marzo, 84 días transcurridos del año, todas los impuestos que pagamos los dominicanos (210 mil millones de pesos) se consumían en gastos corrientes, por lo que para amortizar la deuda y financiar gastos de capital efectuados hubo que utilizar 43 mil millones de pesos de los préstamos obtenidos», dijo.

Indicó que, como la política monetaria contractiva adoptada por el Banco Central “está neutralizando la política fiscal expansiva implementada por el gobierno, compete ahora a este neutralizar el efecto negativo que tendrá el aumento de la tasa de interés en la producción a fin de evitar un ‘frenazo’ al ritmo de crecimiento de la economía que disminuya la oferta de bienes”.

“La vía más expedita para ello es que el gobierno cambie  su política de subsidios. Que en lugar de subsidiar a consumidores mediante programas que se están prestando a fraudulencia, subsidie a productores absorbiendo parte del aumento de la tasa interés”, dijo.

La subida de la tasa de política monetaria el Banco Central la basa en una “evaluación exhaustiva del comportamiento de la economía mundial, la mayor persistencia de las presiones inflacionarias y del aumento en la incertidumbre internacional derivada de los recientes conflictos geopolíticos”.

Asimismo, el banco destacó que “la dinámica de los precios continúa siendo afectada por choques externos más permanentes de lo previsto, asociados al notable incremento de los precios del petróleo y de otras materias primas importantes para la producción local, así como los elevados costos del transporte internacional de contenedores y otras disrupciones en las cadenas de suministros”.

Con esta decisión tomada en su reunión de política monetaria de marzo, el Banco Central ha incrementado su tasa de política monetaria en 250 puntos básicos desde noviembre de 2021, en consonancia con el ciclo de aumentos en las tasas de interés a nivel internacional.

«En el caso de los financiamientos no reestructurados y nuevos créditos, por un mayor costo del fondeo vía la tasa de interés pasiva, es de esperarse que vayan al alza las tasas activas, es decir, de los préstamos»Asociación de Bancos Múltiples de la República DominicanaSobre más reciente decisión de la tasa de política monetaria

Antonio Ciriaco, vicedecano de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, entiende que el aumento de la tasa de política monetaria seguirá “encareciendo el crédito”. “Va a afectar la inversión privada y el consumo privado y, en consecuencia, las expectativas de crecimiento de la economía se reducen y, claramente, se coge el riesgo de que la economía termine con un crecimiento de alrededor de 4 o 4.5 por ciento, que es por debajo del crecimiento potencial”, consideró.

El economista Haivanjoe Ng Cortiñas expresó que el Banco Central tomó un decisión que influya o se transmita hacia las tasas de interés del sistema financiero dominicano, “encareciendo de esa manera el crédito y desacelerando el ritmo de la demanda agregada de la economía dominicana».

«Sin embargo, ese objetivo no ha podido ser logrado, puesto que a marzo de 2022 la tasa de interés activa promedio ponderada del sistema bancario dominicano se sitúa en alrededor de 9.71 por ciento cuando en noviembre del año 2021, cuando empezó a elevarse la tasa de política monetaria, esa tasa de interés bancaria estaba rondando el 9.79 por ciento”, agregó.

Indicó que el 0.21 % se ha disminuido en la tasa de interés bancaria en el país, “lo que significa que el ajuste hacia el alza de la tasa de política monetaria hasta ahora no está dando los resultados esperados”.

“El Banco Central, considero yo, debe estar contemplando nuevas medidas y mayores medidas, más intensas, en aras de poder contener la inflación dominicana que continúa su agitado curso”, expresó.

¿Hay algún beneficio para los depositantes?

Los bancos dicen que sí

La Asociación de Bancos Múltiples de la República Dominicana destacó que el aumento de la tasa de política monetaria que se ha venido operando tiene también un canal de transmisión en las tasas de interés pasivas, es decir, la que se les paga a los ahorrantes y depositantes. El economista Caram espera que la Superintendencia de Bancos «supervise a las entidades financieras para que derramen el aumento de la tasa de interés entre sus depositantes, a fin de que el gran número de dominicanos que viven de ahorros que han generado confiando en la estabilidad de la economía, puedan compensar el incremento del costo de la vida que están sufriendo».