Los expertos en vida silvestre vieron al «oso más grande que jamás hayan visto» pasando frente a una cámara de senderos con su estómago balanceándose de lado a lado en el Parque Nacional Voyageurs en Minnesota en octubre.