Científicos cubanos informaron que comenzaron a reformular una de sus vacunas para combatir la variante ómicron del coronavirus, que todavía no llega a la isla pero fue declarada de cuidado por la Organización Mundial de la Salud.

Hasta la fecha Cuba no reporta casos de contagio con ómicron, pero la nación caribeña se encuentra en plena apertura de fronteras y aeropuertos luego de lograr un control relativo de la pandemia que en los meses anteriores puso a su sistema de salud al borde del colapso.

“Nosotros decidimos, a partir de la semana pasada, empezar a elaborar una variante de Soberana Plus, teniendo la proteína RBD de ómicron”, dijo el martes por la noche en una comparecencia en televisión el director del Instituto Finlay, Vicente Vérez. “Los que hacemos vacunas vamos a estar adelante de cualquier situación y vamos a prepararnos y tomar las medidas para poner a nuestro país en la delantera en ese esfuerzo”.

Cuba es la única nación latinoamericana que produce antígenos propios para enfrentar la pandemia. A la fecha tiene aprobadas Soberana 02, Soberana Plus –ambas se colocan en un esquema conjunto– y Abdala.

Las vacunas se aplicaron a más del 90 % de la población, incluyendo niños mayores de dos años y se están exportando a Irán, Venezuela, Nicaragua y Vietnam. Países como Argentina y México también mostraron interés en los esos productos.

El Instituto Finlay fabrica las Soberanas y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología a Abdala.

La nación caribeña pasó diez meses de un rebrote luego tener cierto control en los contagios en 2020 y luego de abrir sus fronteras a finales de año, con lo cual llegó la variante delta, pero entonces no había un proceso de vacunación local. A mediados de año se comenzó a inmunizar masivamente a la población con un esquema de tres dosis.

En agosto por ejemplo se reportaron 260,000 casos, algunos días con más de 9,000 que tuvieron picos en provincias como Matanzas, Cienfuegos, Pinar del Río y Ciego de Ávila. El siguiente mes que generó preocupación fue septiembre con 223,000 nuevos contagios; sin embargo, en noviembre solo se informaron poco más de 9,500.

Desde que comenzó la pandemia Cuba reporta 962,628 personas infectadas de las cuales 8,305 fallecieron.