El mes de diciembre se caracteriza, en términos meteorológicos, por las temperaturas frescas que llegan a territorio dominicano en la denominada temporada frontal, que comienza a principios de noviembre y culmina a finales de marzo.

Es en esta temporada cuando masas de aire frío llegan desde las latitudes medias, también conocidas como región templada, en el Norte.

Carla Morales, del departamento de Pronósticos de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), dijo a Diario Libre que, a la llegada de masas de aire frío a territorio nacional, estos sistemas se sitúan en la costa norte y zonas montañosas del país como las cordilleras Central o Septentrional y el valle del Cibao, áreas que son más afectadas, puesto que los fenómenos se tornan casi estacionarios o de lento movimiento.

Agregó que estos sistemas se desplazan en el Atlántico y comienzan a debilitarse a medida que hacen contacto con aguas cálidas.  Sin embargo algunos pueden generar lluvias continuas y posibles inundaciones en la parte norte, si entran con fuerza al país.

Temperaturas

Morales manifestó que las masas de aire frío tienen detrás una alta presión que generan los vientos del Norte y el Noreste y que favorecen las temperaturas agradables.

Sostuvo que, en el caso de las zonas montañosas, sobre todo en la madrugada, la temperatura puede situarse en 12 grados Celsius, en tanto que en áreas costeras puede oscilar entre los 22 y 18 grados.

Al ser preguntada sobre las demarcaciones con temperaturas más bajas, la meteoróloga hace mención de Constanza y Hondo Valle, donde reportan 13.8 grados promedio. Citó además reportes de sistemas que generan temperaturas por debajo de los cinco grados en esas localidades.

En cuanto a la provincia Santo Domingo, debido a que se encuentra en una zona de menor altura, la temperatura durante esta época se sitúa entre los 18 y 19 grados en la madrugada.  Recordó que, a mayor altura, la temperatura es menor.

¿Se notan efectos atribuibles al cambio climático?

Al ser preguntada si el cambio climático ha afectado de alguna forma la temporada, la especialista manifestó que no se ha notado nada diferente durante esta época templada.

“Lo típico de la temporada es que las temperaturas empiecen a descender, no hemos notado nada diferente; por el momento hemos observado condiciones normales”, indicó.

Sostuvo que de los meses que integran la temporada frontal, el más frío, según las estadísticas, es enero. Esto se debe a que los sistemas frontales se notan con mayor frecuencia durante el primer mes del año.

Morales explica que, concluida la temporada, en abril se produce un periodo de transición entre la frontal y la convectiva, durante el que aumentan las lluvias y  tormentas eléctricas.