Las viviendas que costaban entre 1,750,000 y 1,800,000 pesos, en el 2018, en la actualidad reflejan alzas cercanas al 100 % debido al impacto de las materias primas que utiliza el sector.

“Esas mismas viviendas que nosotros estamos colocando en 3,500,000 y 3,700,000 pesos son las mismas viviendas que colocamos en el año 2018 a 1,800,000 o 1,750,000 pesos”, explicó el presidente de la Confederación Dominicana de Pequeñas y Medianas Empresas de la Construcción (Copymecon), Eliseo Cristopher.

Dijo que, al inicio del 2021, los pequeños promotores “asumiendo algunos costos”, las estaban colocando y entregando a 2,250,000 y 2,249,000 pesos, “pero ahora mismo las ventas que van a salir de esas viviendas son 3,500,000 y 3,700,000 pesos, con un aumento extremadamente amplio”.

Indicó que en Copymecon entienden que se debe seguir buscando mecanismos de soporte y de posicionamiento del sector.

“Decíamos que es importante buscar la forma de financiamientos blandos para las pequeñas empresas de la construcción. Es muy importante, porque sin eso vamos a tener un sector mucho más rezagado”, dijo.

Recientemente, el presidente de la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de la Vivienda (Acoprovi), Jorge Montalvo, expresó, en un encuentro con el Banco Central, que al día de hoy están en oferta sobre 35,000 viviendas en todo el país, lo cual supone un 82 % del total de lo que se está construyendo.

“El último aumento que hubo en el tema acero y cemento representa cerca del seis por ciento en el índice del costo de la vivienda y la tarifa del salario mínimo representa otro seis por ciento más. O sea, que el índice se va a disparar cerca de un 12 por ciento”, indicó Montalvo ayer a Diario Libre.

Recientemente, el presidente de la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de la Vivienda (Acoprovi), Jorge Montalvo, expresó, en un encuentro con el Banco Central, que al día de hoy están en oferta sobre 35,000 viviendas en todo el país, lo cual supone un 82 % del total de lo que se está construyendo.

“El último aumento que hubo en el tema acero y cemento representa cerca del seis por ciento en el índice del costo de la vivienda y la tarifa del salario mínimo representa otro seis por ciento más. O sea, que el índice se va a disparar cerca de un 12 por ciento”, indicó Montalvo ayer a Diario Libre.