MADRID, ESPAÑA.- ‘ The last dance’, el documental sobre l Michael Jordan ha sido sin duda, el producto deportivo de más impacto. Millones han conocido por fin al auténtico Jordan. Un tipo peculiar.

Exigente, estricto, riguroso hasta el extremo con sus compañeros. Una joya en el parquet, pero difícil de aguantar en el día a día.

Ganaba títulos a cambio de un régimen de exigencia severa a todo el equipo.
Era un líder ambicioso. Un líder para estudiar en Escuela de Negocios, es decir, un líder absolutista.