San Diego

El gobierno del presidente Donald Trump anunció el martes que recurrirá a dispensas sobre las leyes que gobiernan las licitaciones federales para agilizar la construcción de un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, una medida que acerca al mandatario a concretar uno de sus principales compromisos de campaña pero que suscita críticas porque podría resultar en fraudes, despilfarros y costos abusivos.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) señaló que eximirse de normas federales sobre contratación pública le permitirá acelerar la construcción de 283 kilómetros (177 millas) de muro en California, Arizona, Nuevo México y Texas. Las leyes a las que aplican las dispensas incluyen un requisito de concurso abierto mediante el cual las compañías perdedoras pueden protestar una decisión.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, está ejerciendo su autoridad de acuerdo con una ley de 2005 que le confiere amplias facultades para eximirse de acatar algunas normativas.