Helenny Amparo
Santo Domingo, RD

Solo un pinchazo para donar san­gre puede con­vertirse en el más grande de los regalos que una perso­na que lucha por su vida puede recibir en momen­tos críticos, un acto que solo se toma entre ocho y 10 minutos, pero este pe­riodo de tiempo podría convertirse hasta en déca­das de vida para otros.

Sin embargo, en Repúbli­ca Dominicana se acre­cienta cada vez más el dé­ficit de sangre a raíz de la poca inclinación de la po­blación hacia la donación voluntaria.

El presidente de la Cruz Roja Dominicana, Miguel A. Sanz Flores, y director del Banco de Sangre de la Cruz Roja Dominica­na, César Matos, revela­ron que solo el 1% de los donantes que acuden dia­riamente al centro son vo­luntarios, mientras que los restantes solo lo hacen por reposición.

“Estamos hablando de que la donación por re­posición para un familiar es casi el 100%. Las per­sonas necesitan una uni­dad de sangre, dos o tres, las que les pida el médi­co, salen al banco a bus­carla y la donan pero la retiran”, manifestó el di­rector del banco.

Matos señaló que es pre­cisamente eso lo que se debe cambiar en la men­talidad del dominicano para comenzar a saldar la “deuda con nosotros mismos”, y así pasar de la cifra actual a por lo me­nos un 3% 0 5%, que se­gún el hematólogo, es lo mínimo con lo que una nación donante debe contar, aunque señaló que lo recomendable por orga­nismos internacionales es sobre el 20%.

“La sangre todos la pode­mos necesitar y cuando la necesitemos es bueno te­nerla disponible, porque es­tamos hablando de vida”, subrayó Matos.

El especialista en hemato­logía indicó que el déficit nación de sangre ronda las 200,000 unidades, y que en el caso de la Cruz Roja lle­gan diariamente entre 250 a 300 personas que califi­can como donantes, lo que supone unas 7,500 unida­des mensuales y a su vez re­presentan solo 110,000 uni­dades.

“Deberíamos llegar a 300,000 por lo menos. Es­tamos muy por debajo”, de­claró.

Impacto de la pandemia
De acuerdo con la adminis­tradora del Banco de San­gre, Lucrecia Rosario, la in­cidencia de la pandemia del Covid-19 afectó considera­blemente el flujo de dona­dores altruistas.

Es la persona –indicó- que viene, la dona y la deja para que quien la necesite la ten­ga disponible.

“Este tipo de donación es aquella que en la que el in­dividuo quiere salvar vidas, sin siquiera conocer quién será el beneficiario”, aña­dió.

A pesar de que la entidad “se preparó estratégicamen­te con una reserva conside­rable” de cara a la coyun­tura sanitaria del país y el resto del mundo, puntua­lizó que hay que tomar en consideración que la sangre solo dura unos 35 días en su banco, y esto debido a los reactivos y el tipo de bolsas de almacenamiento que uti­lizan, en otros centros pue­den expirar hasta en 25 o 30 días.

Rosario explicó que antes del coronavirus se realiza­ban jornadas de recolección en empresas privadas y del Estado, lo que representaba una cantidad significativa para quienes la necesitaran en el futuro, pero con la lle­gada de la contagiosa enfer­medad han tenido que im­plementar protocolos que han limitado hasta su nuli­dad a estos operativos.

Necesidad
Señaló, además, que si bien es cierto que “la me­jor transfusión es la que no se hace”, hay momentos en que hay que hacerlas y tie­ne que estar la sangre dis­ponible.

Asimismo, Rosario resaltó que siempre tienen a dispo­sición para la primera emer­gencia o si se presenta un caso crítico, pero enfatizó que esa sangre que sale de urgencia no se repone y la pinta queda ausente.

Para impulsar las dona­ciones, el presidente de la institución detalló que tra­bajan en un plan de con­cientización para crear en la población dominicana la “cultura de donación vo­luntaria o altruista”.

Mientras Sanz Flores espe­cificó que es necesario ali­mentar la conciencia del pueblo para que no solo acudan cuando se les pre­senta un problema a ellos o a un ser querido.

Dijo además que es “muy duro” cuando llevan varios donantes para reposición y ninguno califica.

“Ese es el día a día, y no queremos que esto se vea más”, enfatizó Sanz.

¿Cómo donar vida?
Los representantes del or­ganismo detallaron que el proceso de contribuir a la vida de otros a través de la donación solo implica so­meterse a algunas evalua­cionesmédicas para validar si califican y una indica­ción.

En caso de que se trate de sangre para un paciente in­gresado en el sector priva­do, Rosario indicó que se requiere “un tubito con tres centímetros cúbicos de san­gre (cc) para cruzarla”, y para los del sector público solo la indicación; ambos deben llevar sus donantes.

Para los voluntarios, resaltó que “lo más importante es que sean sanos y que quie­ran salvar vidas”.

CLAVES
Vida.
“El acto de donar san­gre salva vidas”, expresó el presidente de la Cruz Roja Dominicana, Mi­guel A. Sanz Flores.

Actitud.
“Como decía nuestra ya ida pasada presidenta, es mejor tenerla y no ne­cesitarla que necesitar­la y no tenerla, motíven­se a donar, aquí estamos abiertos las 24 horas”, dijo el director del Ban­co de Sangre de la Cruz Roja, César Matos.

Jóvenes.
“La población que cum­ple la mayoría de edad debe pensar en los de­más, si cada vez que una persona saca la cédu­la dona sangre, tendría­mos ese problema re­suelto”, indicó Rosario.