Hace 42 años el país sufrió uno de los fenómenos naturales más devastadores de la historia, cuando las lluvias del huracán David azotaron el territorio nacional. El fuerte huracán de categoría 5 entró al país en horas de la tarde por Haina y San Cristóbal.

Con vientos sostenidos de 240 kilómetros por hora, derribó árboles, edificaciones, infraestructuras y numerosos cultivos. El sector agropecuario fue uno de los más afectados. Se estima que el fenómeno, de categoría cinco, dejó dos mil muertos en el país.