Santo Domingo, RD

 De acuerdo a un estudio desarrollado por la firma especializada en consultoría, McKinsey & Company, el recurso más importante en cualquier economía u organización es su capital humano, compuesto por conocimiento colectivo, atributos, habilidades, experiencia y salud en la fuerza laboral.

Según investigaciones del McKinsey Global Institute y McKinsey’s People & Organizational Performance Practice los cambios de carrera y áreas, son un mecanismo importante para ampliar las habilidades y aumentar los ingresos.

De acuerdo a los patrones de la data analizada, se demostró que los cambios de roles valían la pena siempre que se obtuviera mayores capacidades y oportunidades. 

“Nuestro análisis encontró que la experiencia laboral contribuye con el 40 % de los ingresos de por vida del individuo promedio en los Estados Unidos y el 43 por % en países como Alemania y Reino Unido. Sin embargo, también se demostró que es difícil para un colaborador dar un buen salto profesional sin que el empleador reconozca su potencial y respalde su crecimiento”, señaló Antonio Novas García, socio y gerente territorial de McKinsey & Company en República Dominicana.

El 40 % y 50 % de los cambios de roles observados en la década involucraron aumentos salariales

La data recopilada por McKinsey reveló que los trabajadores aumentaron sus ganancias en un promedio de 30 % a 45 % por cada rotación, mientras que cada movimiento aumentó los salarios entre un 6 % y un 10 % en promedio.

Además, más del 80 % de los cambios de roles involucraron a personas que se mudaron de un empleador a otro mientras que se evidenciaron menos rotaciones en las dinámicas de promoción hacia plazas más altas o hacia distintas especializaciones dentro de la misma organización.

“Estas rotaciones se mantienen en todas las cohortes lo que indica que muchos empleadores no tienen vías de avance internas que sean lo suficientemente amplias para que la mayoría de las personas sigan creciendo y trabajando para obtener mayores recompensas con el tiempo. Las personas que quieren reinventarse y asumir roles más importantes, a menudo tienen que ir a un nuevo entorno para hacerlo”, explicó Novas.

Situación actual en RD

Un informe de 2021 producido por la Dirección de Análisis Económico Sectorial (DAES) del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo de la República Dominicana, valoró los potenciales de crecimiento en ocho grandes sectores: agropecuaria, industrias, energía, turismo, transporte y logística, educación, salud y administración pública.

El informe destacó las fortalezas y debilidades, así como factores de relevancia dentro del valor agregado como la capacidad de generar empleos, el efecto multiplicador en el tejido productivo, y la importancia de los mismos dentro del desarrollo nacional siendo los sectores de industrias y turismo los renglones de mayor movimiento y crecimiento ventajoso como resultado del bienestar económico. De acuerdo a la institución la mejora de las condiciones del capital humano en RD, sigue siendo un reto que guarda grandes oportunidades sin distinción de sectores.

¿Cómo pueden las empresas atraer y retener el talento de sus colaboradores?

Comprender el potencial de las personas, sus conocimientos y habilidades actuales.

Un punto importante que el estudio muestra es que más de la mitad de todos los cambios de roles realizados por personas, involucraron una distancia de habilidades de más del 25 %, implicando que las personas a menudo tienen capacidades latentes que no son reconocidas por sus empleadores actuales.

Adoptando  la movilidad

Garantizar que los empleados probados no tengan que irse a otro empleo para avanzar, es una buena práctica. Las organizaciones pudieran establecer metas en torno al desarrollo de personas que luego pudieran desempeñar roles distintos.

Fortalecer el entrenamiento

Una gran parte del desarrollo de habilidades ocurre diariamente en el trabajo; el entrenamiento y el aprendizaje pueden maximizar este efecto de acuerdo a McKinsey ya que el primer año es fundamental en una plaza y  la búsqueda de vacantes que permitan a los colaboradores una formación continua, se vuelve cada vez más un punto valorado por estos.

A futuro, las empresas y organizaciones tendrán el reto de hacer efectivos y eficientes los programas formales de aprendizaje y capacitación a los empleados para futuros roles, según concluye McKinsey, las que sean verdaderas promotoras del conocimiento, construirán una fórmula que satisfaga tanto las necesidades de la organización, como las de crecimiento de cada colaborador.