La jornada de votación que se desarrolla este domingo 5 de julio ha concitado también el interés de personas con algún tipo de condición especial de salud, quienes se han motivado a ejercer su derecho al voto pese al riesgo que representa por el COVID-19.

Con sus mascarillas debidamente colocadas y aprovechando la prioridad que en cada colegio electoral se le otorga, los adultos mayores acudieron en sillas de rueda o siendo sostenido por la mano por otro persona, para ayudarlo a que ejerzan su derecho.

Inmediatamente sufragaban, los adultos mayores salían del recinto de votación guardando las medidas preventivas frente al virus, para ser trasladados a sus respectivos hogares y otro lugar donde permanecen.

Fue notorio la atención del personal de la Junta Central Electoral (JCE), incluyendo la Policía Militar Electora, cuando se trataba de casos especiales de personas adultas.

Durante recorridos por diferentes centros de votación del país se ha evidenciado que las personas no han respetado, en su mayoría, el distanciamiento físico dispuesto por las autoridades para prevenir el virus.