Santo Domingo, RD

En el Centro Comunal del sector Los Molinos, de la avenida Charles de Gaulle en Santo Domingo Este, amigos, familiares y admiradores de la labor profesional del locutor Juan Francisco Pérez Méndez, conocido como “Manny Méndez”, se encontraron para recordarle al noveno día de su asesinato.

En medio de cánticos cristianos, mensajes de parientes y amigos, testimonios  de sus hijos y la interpretación de bachata, género musical con el que más se identificó, los presentes prometieron no olvidarlo y reclamar justicia por su asesinato.

Su hermano Augusto Pérez Méndez lo definió como una persona “excepcional, solidaria, caballerosa y entregada a su familia”.

Mientras otros lo describieron como una persona humilde, sencilla y colaboradora.

Tras cuatro horas de anécdotas, abrazos, lágrimas y mientras se divulgaba un documental recogiendo los momentos más estelares en los que participó en vida,

Con la canción “Cuando un amigo se va” de Alberto Cortez, musicalizando un documental que recoge varios momentos estelares de Méndez, su familia lo despidió junto a los que por nueve días le acompañaron tras su asesinato.

Sus parientes siguen creyendo que no puede quedar sin sanción el crimen contra el locutor Manny Méndez, quien resultó víctima de la delincuencia el pasado 22 de agosto junto al mayor José Antonio Santana de la Cruz, en un hecho ocurrido  en Haras Nacionales, Santo Domingo Norte.

Arresto

Dos individuos, presuntamente relacionados con el asesinato de Manny Méndez y del oficial Santana de la Cruz, fueron recientemente arrestados, pero continúan prófugos otros dos sujetos implicados en el crimen.

Los detenidos han sido identificados como Amaury Bron Heredia, de 25 años, y Kelvin Lara Brazobán (Prin), de 29.

A estos, la fuerza policial les ocupó dos pistolas, una de ellas sustraída al oficial Santana de la Cruz, de 48 años, tras ser atacado junto a Manny Méndez.

Mientras que Amaury Báez de la Rosa, otro de los asaltantes, perdió la vida a consecuencia de impactos de bala que, según un informe policial, fue causado “por sus propios compañeros de fechorías, durante un forcejeo en el hecho criminal en cuestión”.

Por este caso se continúan las labores de búsqueda de dos de los participantes en el hecho, de apodos “Bryan” y “Morocho”, que están prófugos.