Lizza Dileyni Díaz es egresada de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y en 2019 fue beneficiada con una beca internacional del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCYT) para cursar el Máster en Diseño y Gestión Ambiental de Edificaciones en la Universidad de Navarra, en Pamplona, España.

Como parte de su pasantía, decidió participar en un concurso del cual resultó ganadora, cuyo propósito era rehabilitar un inmueble centenario que llevaba alrededor de una década fuera de servicio. La intención era mantener la fachada principal.

Díaz colaboró en la optimización energética de dicho proyecto, además de lograr que este alcanzara estándares nZEB (edificios de consumo casi nulo), y así reducir el consumo de energía primaria en 59.63 %.

“Parte de mi trabajo en los estándares nZEB fue el estudio de las condiciones climáticas, como la temperatura, precipitaciones, humedad, vientos y radiación solar. Aspectos importantes para diseñar las medidas que garanticen la autosuficiencia energética del edificio, que luego se incluyeron en el proyecto”, informó.

La estudiante dominicana reconoció a Diario Libre el reto que significó para ella como estudiante internacional el haber resultado ganadora, ya que tenía que conocer detalladamente las certificaciones y requerimientos, así como los diferentes softwares para realizar el análisis de eficiencia energética o simulaciones.

Construcciones energéticamente eficientes para República Dominicana

Para esta joven arquitecta resultó sumamente interesante cómo dicha rehabilitación evidenció que un edificio antiguo puede ser restaurado para convertirse en una edificación de consumo casi nulo, y considera que este es el desafío actual del sector de la construcción para disminuir el consumo energético y las emisiones de CO2, ya que en estos momentos son los responsables del 40 % de la contaminación global.

“Creo que es el momento de que países como el nuestro inicien con acciones concretas para construcciones energéticamente eficientes y sostenibles considerando el cambio climático, la preservación del medioambiente y el uso eficiente de los recursos naturales, y cumplir con acuerdos y objetivos globales en este sentido”, indicó.

También, considera importante contar con profesionales capacitados en temas como este, que son de interés global, y podrían ser de gran beneficio para países en desarrollo como la República Dominicana.

“El diseño de los edificios debe ser pensado desde la perspectiva del ahorro energético y la sostenibilidad para mitigar el impacto ambiental y contribuir con el desarrollo de la conciencia ambiental, además, de los beneficios que esto pueda representar como el bienestar, confort interior y el ahorro económico a largo plazo”, finalizó.