Para que los ganaderos del país puedan obtener animales eficientes y competitivos deben participar en el mejoramiento genético para bajar costos en la producción de leche y carne.

La recomendación la hizo el doctor Marcelino Vargas, especialista en la materia y productor de carne y leche. Recuerda que en los países desarrollados se le ha dado una gran importancia al mejoramiento genético de los animales, con el propósito de obtener eficiencia y competitividad para reducir los costos de producción.

Agrega que esos programas se han desarrollado con la colaboración y el compromiso de los gobiernos y de las asociaciones de productores de leche y carne de cada país.
Precisa que Nueva Zelanda es la nación más eficiente en la producción de leche del mundo, con cruces de las razas Holstein y Jersey para obtener un animal de tamaño mediano, con capacidad para producir leche a bajo costo con pastoreo.

Algo similar ocurrió en Australia, que se cree el país más eficiente en producción de carne, con cruce de razas europeas de carne con Brahman. Su fuente principal de alimentación es silvopastoreo, donde el novillo gana 25 kilos mensual.

Sugiere a las autoridades que aquí hay que hacer un plan genético a largo plazo con fines de producir un animal de doble propósito, fuerte y resistente al trópico que pueda producir un híbrido que produzca 20 litros de leche promedio y un buen becerro para producir carne, con solo 12 libras de alimento diario y usando pastos de raíces profundas para resistir la sequía, de rápido crecimiento y calidad, alta palatabilidad, digestibilidad.

Considera penoso observar que muchos pequeños y medianos ganaderos, sobre todo con escasos recursos económicos, pretendan continuar produciendo leche económica con razas europeas, como la Holstein, Jersey o Pardo Suizo en este clima tropical.
“Esos animales jamás se van a adaptar a los ambientes del trópico, con gran calor, alta humedad relativa, por estar en zonas lluviosas, sequías prolongadas, que producen mucho calor y falta de agua en los ríos, arroyos y lagunas, causando incendios forestales muchas veces”.
Según los ambientalistas, en los próximos años estos fenómenos no mejorarán sino que el pronóstico es que se agraven más, dice Vargas. “Estas razas europeas requieren una humedad relativa por debajo de 50%”.