Ramón Cruz Benzán
Santo Domingo, RD

La fiscalía del Distrito Nacional depositó la medida de coerción en contra del abogado Johnny Portorreal Reyes y otras tres personas, acusados de engañar a decenas de la familia Rosario, con la supuesta herencia que están reclamando por unos 13 trillones de euros.

La instancia, firmada por la fiscal titular Rosalba Ramos, fue depositada por ante el Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, quien en la próxima hora conocerá la solicitud de medida de coerción.

En la instancia donde se solicita al tribunal declarar el caso complejo, también figuran como acusados Miguel de Oleo Montero alias Miguelón, Hilario Amparo y Miguelina Gómez Santana.

La fiscalía abrió una investigación a raíz de varias querellas presentada en contra de los imputados  por decenas de personas que alegan se sintieron estafadas, luego de exigir la entrega de 13 trillones de euros por una herencia que alegadamente les toca por el valor de los terrenos donde funcionaba la minera Rosario Dominicana y que en la actualidad explota la empresa Barrick Pueblo Viejo.

Los reclamantes alegan que el dinero fue depositado en el 2016 en el Banco de Reservas, pero que fue desviado a varios países por el abogado Johnny Portorreal Reyes, quien los representa en el proceso.

Por tal razón, se querellaron contra Portorreal Reyes bajo la acusación de engaño, maltrato, táctica dilatoria y el desvío del dinero, razón por la que solicitaron que fuera investigado por el Ministerio Público.

En esa ocasión, Floris Rodríguez Rosario y Epifanio Rosario Rodríguez Trinidad, hablando en representación de un grupo que acudió ayer a la Fiscalía del Distrito Nacional, dijo que el abogado Portorreal Reyes les cobró a los reclamantes suman que oscilan entre 50 mil hasta 100 mil pesos, para representarlos.

Sostuvieron que el dinero fue depositado en el 2016 en el Banco de Reservas y que, incluso, esa entidad bancaria llamó a los favorecidos para pagar, pero que, sin embargo, el abogado Portorreal Reyes se opuso a que dicho dinero les fuera entregado, bajo el pretexto de que quien tenía que hacer la entrega era él.

“El dinero llegó blindando al país desde el Banco Santander, la primera partida, pero él, cuando ve que el banco va a pagar ordenadamente, él agarra y le abre una cuenta a su empresa y hace un desvío a favor de él y todo sus secuaces”, declaró Rodríguez Rosario.

Los miembros de la familia Rosario acudieron durante dos días consecutivos a la Fiscalía del Distrito Nacional, luego que fueron invitados por ese organismo para que interpusieran sus denuncias sobre la presunta estafa de la que habrían sido víctimas por parte de los reclamantes de la supuesta herencia millonaria.