Punta Cana, RD

Playas vacías, hoteles cerrados, personas desempleadas, es la desoladora imagen que se repite una y otra vez en la paradisíaca Punta Cana, este de República Dominicana, un destino que sufre los devastadores efectos de la pandemia del coronavirus.

Aunque no han dado datos oficiales sobre cancelaciones o suspensiones en el sector, cifras del Gobierno indican que más de 655,000 trabajadores, cerca del 28% de los empleados formales de República Dominicana, han sido suspendidos temporalmente desde mediados de marzo.