Un hombre denunció que desconocidos supuestamente cargaron con más de 2,400 aves y maquinarias de equipos de vigilancia de su “Granja Doña Nila”, ubicada en la carretera Sabana de la Mar-Miches, del kilómetro 4.5, provincia Hato Mayor.

El señor Nathanael Mejía, propietario de la granja, aseguró que a las 9:00 de la noche del pasado jueves 23 de este mes, “un grupo de hombres armados” rompieron los portones de entrada de su finca. Los hombres “secuestraron” a los empleados y cargaron con cámaras de seguridad, monitor donde estaba el disco duro, generadores y todas las gallinas en producción de huevos.

Mejía explicó que los “desaprensivos” dejaron estacionados en otro lugar los vehículos en los que se transportaban y subieron a pie hasta la granja, “encañonando” a sus empleados por las ventanas y alegando que eran “policías”.

“Esto no fue un robo sencillo, para ellos llevarse esas 2,400 aves llegaron con camiones y procedieron a “romper” todas las cámaras con sistema de wifi. “Ellos llegaron a las 9:00 de la noche y salieron de ahí a las 12:00 de la noche. Yo tenía vigilancia con cámara wifi, pero no pude ver nada, porque ellos lo primero que hicieron fue desbaratar la cámara de wifi y no pude tener acceso”, lamentó.

Declaró que el “robo” en aves asciende a más de dos millones de pesos y en equipos de vigilancia alrededor de medio millón.

“Ellos amarraron a los empleados y le dijeron que el problema no era con ellos, sino conmigo y que sólo habían ido a buscar sus gallinas, pero yo no tengo problemas con nadie”, manifestó.

Ante dicha situación, dijo que las autoridades “no han hecho caso” a su denuncia.

“Yo no vivo en República Dominicana, yo vivo en Estados Unidos, pero voy frecuentemente allá, cuando el encargado de la granja me llama de madrugada y me cuenta lo que sucedió, inmediatamente llamo a las autoridades de Hato Mayor y pongo la denuncia a ver si ellos por lo menos vigilaban la salida y me dijeron que debo llamar a las autoridades de Sabana de la Mar y me engancharon el teléfono por dos veces”, contó.

Expresó que siendo un inversionista en el país lamenta que un caso de tal magnitud no se le preste la atención que realmente amerita.