Un puente colgante peatonal que es la construcción de este tipo más larga del mundo se inauguró en un centro turístico de montaña en la República Checa.

El puente de 721 metros (2365 pies) de largo está construido a una altitud de más de 1100 metros (3610 pies) sobre el nivel del mar. Conecta dos crestas de las montañas y cuelga hasta 95 metros (312 pies) sobre el valle de abajo.

Sky Bridge 721, como se le conoce, está ubicado en la parte noreste del país en la cadena montañosa Kralicky Sneznik cerca de la frontera con Polonia, a unos 200 kilómetros (125 millas) al este de Praga.

El puente ofrece vistas inusuales para los visitantes a los que les gustan las alturas. Se permitirá que hasta 500 personas estén en el puente en cualquier momento, aunque ese número se reduce a la mitad durante las dos primeras semanas posteriores a la apertura del viernes.

El puente se cerrará por razones de seguridad si los vientos alcanzan los 135 kph (84 mph).

La construcción tomó dos años y costó unos 200 millones de coronas checas (8,3 millones de dólares).

Los críticos dicen que el puente es demasiado grande para el entorno que lo rodea, mientras que otros argumentan que atraerá a demasiados turistas a la ciudad, que tiene una población de menos de 500 habitantes.

CzechTourism cree que el puente podría atraer a turistas de todo el mundo.