Los expertos dicen que la aplicación para celulares de la campaña de reelección de Donald Trump en 2020 recopila cantidades enormes de datos personales y es un riesgo a la privacidad.

Distribuida a través de la App Store y Google Play Store, la “Aplicación Oficial de Trump 2020” ha sido criticada por investigadores de seguridad cibernética, quienes expresaron su preocupación por la cantidad de permisos que solicita el software después de ser instalado en el dispositivo del usuario.

La aplicación solicita un número de teléfono celular para verificación junto con detalles personales que incluyen nombre, domicilio y código postal. En cuanto se la descarga, solicita acceso a los contactos, ubicación aproximada, emparejamiento de Bluetooth, almacenamiento, identificador e información de llamadas y demás.

Un descargo de responsabilidad destacado en la iOS App Store actualmente dice: “Esta aplicación podría usar su ubicación incluso cuando no está abierta, lo cual puede disminuir la carga de la batería”.

Quien recopila toda esta información es la campaña de Trump, que luego puede usarla como parte de sus acciones de divulgación o influencia para mandar mensajes específicos a quienquiera que se haya dado de alta.

“Sin importar la perspectiva política, esta aplicación suscita varias preocupaciones relacionadas con la privacidad”, dijo a Newsweek Sean Wright, investigador independiente de seguridad cibernética. “En algunos aspectos, sí se asemeja más a un espía en el bolsillo que a una aplicación para ayudarte a tomar una decisión informada sobre a quién votar en la próxima elección presidencial”.

Un análisis llevado a cabo por miembros del Equipo de Investigación de Propaganda del Centro de Compromiso Mediático, de la Universidad de Texas en Austin, dijo que las “aplicaciones de campaña a la medida” como esta tendrán un papel grande en el próximo ciclo electoral.

En cuanto se la instala, la Trump 2020 App se puede usar para compartir mensajes o noticias con los partidarios mientras se recopila su información, todo ello sin depender de las redes sociales, algunas de las cuales han empezado a ser más estrictas con las controvertidas tácticas publicitarias del Equipo de Trump.

Los hallazgos fueron reportados por primera vez en la MIT Technology Review.

Según la política de privacidad de la campaña de Trump, usa la información recopilada para enviar publicidad, correos electrónicos o mensajes promocionales y para propósitos de investigación no definidos.

El rival político de Trump, Joe Biden, usa una aplicación similar para acercarse a los votantes. El análisis de sus permisos mostró que no era tan ampliamente invasiva en su diseño, aun cuando sí gira alrededor de que el usuario comparta sus listas de contactos, dijeron los investigadores.

“No veo por qué una aplicación semejante necesitaría de permisos excesivos como la necesidad de recopilar números de teléfonos celulares, información de la ubicación o control sobre la funcionalidad de Bluetooth”, le escribió Wright a Newsweek. “Si suscita algunas dudas sobre cómo se usará esta información. Yo aconsejo que lo mejor es evitar instalar estas aplicaciones, meramente desde una perspectiva de privacidad”.

El permiso de Bluetooth fue descrito como “especialmente notable” por los investigadores del Centro de Compromiso Mediático, quienes señalaron que la funcionalidad es vista típicamente en la industria de la publicidad así: contactar a los usuarios con mensajes cuando viajen a través de un área específica.

Su inclusión en los permisos de la aplicación para la campaña de Trump en 2020 también llamó la atención de Chris Boyd, analista en jefe de inteligencia en la compañía de seguridad cibernética MalwareBytes.

Fuente: Newsweek