Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

Nuestras publicaciones

La explicación del porqué los gatos no sienten el sabor dulce
Mascota

La explicación del porqué los gatos no sienten el sabor dulce 

¿Sabías que a diferencia de los humanos y hasta de los perros, los gatos no pueden percibir el sabor dulce de los alimentos? De acuerdo a los especialistas los felinos apenas desarrollan una de las dos proteínas, que se ubican en las papilas gustativas, para saborear alguna comida con esta característica.

De acuerdo al sitio Experto Animal, algunos felinos pueden mostrarse interesados por ciertos alimentos dulces con alto contenido de grasas, como los helados o los yogures. Sin embargo, rechazan los edulcorantes sintetizados, como la sacarina, así como los alimentos que los contengan.

Pero además del desarrollo adecuado de estas papilas gustativas, los especialistas afirman que este rechazo a los dulces en los felinos consiste en una capacidad autodefensiva, pues los alimentos «perjudican su organismo, causando flatulencias, diarrea y cólicos. Por eso su paladar evolucionó para evitar el consumo de estas sustancias».

¿Cuáles son los sabores que perciben los gatos?
Si bien es cierto que los felinos poseen un olfato y una visión mucho más privilegiados que los nuestros, cuando se trata de paladar, están en desventaja.

«Mientras nuestro organismo cuenta con más de 9000 bulbos gustativos, que nos permiten disfrutar una enorme variedad de sabores, los gatos tienen menos de 500 bulbos gustativos», según el sitio especialista en mascotas.

A continuación te mencionaremos los sabores que logran sentir los gatos:

Ácidos: los gatos poseen una gran cantidad de receptores del sabor ácido localizados por toda la extensión de su lengua. Por ello, los alimentos de pH ácidos suelen agradarles más que los alcalinos o neutros.

Salados: los felinos también detectan muy intensamente los salados, ya que cuentan con bastantes receptores para este sabor en su lengua.

Amargos: los gatos perciben los sabores amargos menos intensamente que los perros y los humanos. Gracias a ello, consiguen evitar consumir sustancias tóxicas, como la estricnina.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados *