Las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía aumentaron en 2021 en un 6%, alcanzando su nivel más alto. Solo China es responsable del 33% de las emisiones globales y en el período entre 2019 y 2021 aumentó en 750 millones de toneladas de CO2 liberadas al ambiente; compensando con creces la reducción de emisiones aportadas en el resto del mundo. El aumento en la liberación de CO2 contrasta con los esfuerzos que llevaron a registrar el año de mayor crecimiento en el uso de energías renovables.