El obispo auxiliar de la Ar­quidiócesis de Santiago, monseñor Tomás Morel Di­plán, declaró ayer que la Iglesia Católica es respe­tuosa de la posición del pre­sidente Luis Abinader, en la que apoya el aborto con sus causales, pero que no la comparte porque lo impor­tante es preservar la vida de los demás desde la concep­ción hasta la muerte.

Morel Diplán indicó que la iglesia ha planteado des­de hace tiempo su posición respecto al aborto y su cau­sales, y que no importa que se trate de una violación u otras situaciones, porque independientemente hay que respetar la vida de los seres humanos. También explicó que hay que formar y respetar la familia.

Derecho a la vida
Mientras el Consejo Domi­nicano de Unidad Evangé­lica (Codue) recordó que el deber primordial del Es­tado es velar por el derecho a la vida. El presidente del Codue, Feliciano Lacen, di­jo en un comunicado que en caso de despenalizar el aborto se estaría legitiman­do la muerte de un ser hu­mano concebido para que prevalezca el derecho a la salud reproductiva de la madre y la libre determina­ción de la fecundidad de la mujer.

Abinader favoreció el pa­sado fin de semana las tres causales que permitirían la interrupción del embarazo, lo cual abrió un gran debate sobre el aborto.