«Sólido y resistentes».

Con esas palabras definió el coach de pitcheo de los Tigres del Licey, Jairo Cuevas, el cuerpo monticular de los felinos, que inician el miércoles la búsqueda de la corona número 23 en el torneo de béisbol otoño invernal.

«Nos estamos preparando, los muchachos se ven sólidos y están ejecutando bien», dijo Cuevas durante los entrenamientos del club en las facilidades de los Yankees de Nueva York.

El instructor estará ejerciendo las funciones por segunda temporada en forma seguida con el glorioso equipo azul. En el verano se desempeñó como coach de Triple A de los Angelinos de Los Angeles.

«Tenemos talento, el núcleo está consistente, tienen hambre de participar y jugar. Vamos a dar una buena batalla», añadió el coach, quien confirmó los nombres que formarán parte de la rotación abridora.