CNN) — Un año y medio después de que se identificaron los primeros casos de covid-19, muchos países de la región Asia-Pacífico parecieran estar de nuevo donde empezaron.

Mientras los británicos llegan a los clubes nocturnos después de un largo invierno de restricciones por coronavirus, millones de personas en Australia y China están nuevamente encerradas. Los sistemas de salud de Malasia, Tailandia e Indonesia están abrumados. Y países como Fiji, nación insular del Pacífico que el año pasado solo había informado de un puñado de casos, ahora están luchando contra grandes brotes.

Para algunos es difícil entender por qué la región Asia-Pacífico está siendo golpeada tan duramente. Muchos países de Asia y el Pacífico se convirtieron en naciones ermitañas, cerrando las fronteras a casi todos los extranjeros, imponiendo cuarentenas estrictas para las llegadas e introduciendo políticas agresivas de prueba y rastreo para detectar cualquier caso que se escapara de sus defensas. Vivían con estas estrictas reglas fronterizas para que los casos pudieran reducirse a cero y mantener a las personas a salvo.

Los casos aumentan en China, Australia y Nueva Zelandia

La estrategia funcionó hasta que llegó la variante delta que es altamente contagiosa.

Ahora los nuevos brotes están cuestionando la estrategia de covid de tener cero casos con los que se favorecieron China y Australia, provocando un debate más amplio sobre cuán sostenible es el enfoque.

En el estado australiano de Nueva Gales del Sur, donde se encuentra Sydney, las autoridades han dicho que alcanzar una tasa de vacunación del 50% podría ser suficiente para comenzar a aliviar el bloqueo estricto, un cambio con respecto a los intentos anteriores del país para reducir los casos a cero.

En China, donde un puñado de casos puede dar lugar a pruebas masivas, un número creciente de expertos en salud pública está favoreciendo un enfoque de mitigación, en lugar de tolerancia cero, según Huang Yanzhong, investigador principal de salud global en el Council on Foreign Relaciones.

El alejamiento del enfoque de ‘covid cero’ es uno que otros territorios como Nueva Zelandia y Hong Kong probablemente tendrán que hacer eventualmente, dicen los expertos: no pueden permanecer aislados del mundo para siempre. Hong Kong ha confirmado alrededor de 12.000 casos desde el inicio de la pandemia, mientras que Nueva Zelandia ha confirmado poco más de 2.880 casos, y ninguno tiene casos locales confirmados actualmente, según sus respectivas autoridades.

«La estrategia de covid cero obviamente ha tenido éxito en algunas partes del mundo durante los últimos 18 meses. No creo que nadie quiera que sea el futuro», dijo Karen A. Grépin, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong. «La elección ahora es: ¿cuándo quieres empezar a dejar que la gente muera? No será una transición perfecta, habrá partes de la población que se contagiarán y morirán».

¿Adoptaron China y Australia el enfoque correcto?

Si bien el covid-19 estaba muy extendido en Europa y EE.UU., países como China y Australia adoptaron un enfoque de eliminación: querían cero casos locales de covid-19.

La estrategia tuvo costos. Los países que dependen del turismo como Nueva Zelandia y las islas del Pacífico, por ejemplo, vieron cómo sus industrias de viajes sufrieron un gran impacto. Miles de australianos no pudieron regresar debido a los vuelos limitados y los espacios de cuarentena, y los australianos no pudieron ir al extranjero sin una visa de salida.

Pero también hubo un gran beneficio. China y Australia nunca registraron los mismos brotes catastróficos que afectaron a EE.UU. y el Reino Unido. Y hasta hace unas semanas, la vida había vuelto en gran parte a la normalidad, con personas reunidas para festivales de música y eventos deportivos.

«Los países de Asia-Pacífico, en general, han tenido un año y medio increíblemente exitoso respondiendo al covid», dijo Grépin. «Sería muy difícil decir que las estrategias adoptadas en esta región no fueron buenas».

Dale Fisher, profesor de enfermedades infecciosas en el Hospital Universitario Nacional de Singapur, dijo que las estrategias de Australia y China se centraron en cierres estrictos de fronteras y en rastrear rápidamente cualquier caso que se filtrara con pruebas masivas. Pero esos enfoques han sido severamente desafiados por la variante delta, que se estima que es tan transmisible como la varicela, y es entre un 60% y un 200% más contagiosa que la cepa original identificada por primera vez en Wuhan.

«Creo que (China y Australia) sobrevaloraron la integridad de sus fronteras», dijo Fisher. «Puede que no haya sido un problema tan grande con la versión de Wuhan. Pero luego tienes algo mucho más transmisible y cualquier brecha queda expuesta».

Cuando la variante delta llegó a Australia, expuso una falla importante en la estrategia del país: la vacunación lenta. Mientras que otros países hicieron un despliegue frenético de la vacunación a principios de este año, el líder de Australia parecía no tener prisa.

Los datos más relevantes sobre la variante delta 6:13

«Tenemos (…) un asiento de primera fila del despliegue de la vacunación en muchos otros países donde han tenido que (implementarla) debido a su situación de crisis urgente», dijo el primer ministro de Australia, Scott Morrison, en marzo. «Y los aprendizajes de eso se han tenido en cuenta».

Hasta el domingo, solo el 17% de la población de Australia, de 25 millones de personas, había sido completamente vacunada, muy por debajo del 58% o 50% del Reino Unido o de Estados Unidos, lo que significa que hay poca inmunidad en la comunidad para detener la propagación de la variante delta.

«(Eso) fue un gran error», dijo Alexandra Martiniuk, profesora de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Sydney. «Así que estamos atrapados en esta posición (en Australia) donde hay muy pocas personas vacunadas y una variante muy peligrosa».

¿Puede funcionar un enfoque de covid cero?

Las autoridades chinas han tomado medidas drásticas sobre el transporte nacional y han implementado pruebas masivas después de que se detectaran más de 300 casos en más de dos docenas de ciudades de todo el país. Son estrategias familiares en China, y probablemente volverán a funcionar, dijo Ben Cowling, profesor de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas en la Universidad de Hong Kong.

«Para este brote, creo que se reducirán a cero bastante pronto, pero ilustra los riesgos del covid incluso en una estrategia de cero covid», dijo Cowling. «Este no será el último brote, habrá más brotes en los próximos meses».

Durante meses, la estrategia covid cero ha funcionado bien. Mientras que otros países han luchado contra sistemas de salud sobrecargados y un alto número de muertes, China y Australia han informado solo 4.848 y 939 muertes, respectivamente. Eso les permitió reanudar la vida con normalidad dentro de sus fronteras y significó que sus economías se han visto menos afectadas.

A largo plazo, sin embargo, muchos expertos piensan que una estrategia de covid cero no es sostenible. Con el tiempo, todos los países querrán volver a abrirse al mundo y, cuando lo hagan, es posible que deban aceptar que es probable que algunas personas se enfermen, un cambio difícil en los países de Asia y el Pacífico acostumbrados a mantener el virus fuera por completo.

«A menos que esté preparado para aislarse de la sociedad para siempre, tendrá covid en su país. Así que es una cuestión de cuándo lo deja entrar y cuándo convive con él», dijo Fisher.

Un enfoque difícil

Ese cambio podría ser políticamente difícil.

En China, por ejemplo, los funcionarios y los medios estatales han elogiado la estrategia del país y su éxito como un signo de superioridad china, dijo Huang, del Consejo de Relaciones Exteriores. El gobierno tendría que justificar su decisión si pasa de un enfoque de covid cero a uno de mitigación, dijo.

«Este enfoque basado en la contención sigue siendo popular entre la población china, de una manera que refleja cómo se ha internalizado tanto entre el pueblo chino. Lo aceptaron como el único enfoque eficaz para hacer frente a la pandemia», dijo. «Así que estamos hablando no solo del cambio de la estructura de incentivos de los funcionarios del gobierno, sino también de cambiar la mentalidad de la gente, para prepararlos para una nueva estrategia».

Pero deshacerse de la estrategia de covid cero no es algo en lo que Australia y China necesariamente deberían estar pensando en este momento, dijo Grépin.

Cuando más del 80% de las personas están vacunadas, los países pueden aflojar las restricciones en las fronteras, dijo Fisher.

China utiliza vacunas de cosecha propia, incluida Sinovac, que tuvo una eficacia de alrededor del 50% contra el covid-19 sintomático y un 100% de efectividad contra la enfermedad grave, según los datos del ensayo presentados a la OMS, y Sinopharm, que tiene una eficacia estimada para casos sintomáticos y hospitalización del 79%, según la OMS. Eso es más bajo que las vacunas de Pfizer / BioNTech y Moderna, que son más del 90% efectivas contra el covid-19 sintomático.

En China es posible que deban agregar dosis adicionales para aumentar la inmunidad, dijo Grépin.

Abrir las fronteras demasiado pronto podría significar que sucederán casos de «muerte contra la que lucharon con tanto ahínco», añadió.

La crisis por covid-19 aún no ha terminado

La experiencia colectiva de China y Australia también destaca el riesgo de que otros países con estrictas restricciones fronterizas no puedan mantener fuera la variante delta, u otra variante, para siempre.

Fisher dijo que los brotes de delta probablemente ocurrirían en otros países que hasta ahora no lo habían experimentado, como Nueva Zelandia.

Al igual que Australia, Nueva Zelandia y Hong Kong tienen tasas de vacunación comparativamente bajas, con 16% y 39% respectivamente completamente vacunados al domingo. Si la variante delta entra, también son vulnerables a los brotes.

«Debería haber la misma urgencia de vacunar cuando no se tiene covid porque es solo cuestión de tiempo, y conocemos el impacto social y económico cuando se tiene que bloquear y realizar pruebas masivas como respuesta», dijo Fisher.

Recomendó mantener algunas restricciones, como el uso de máscaras en lugares cerrados, incluso cuando un país había sellado las fronteras y no se informaron casos locales.

«Todos los países deberían fingir que hay casos en sus fronteras, y al menos tener mascarillas en lugares cerrados, limitar las reuniones», dijo. «Seguro que eso molesta a la gente, pero puedo decirte, cuando tienes un caso, de repente la vida es mucho más fácil».

Los países debían seguir aprendiendo de otros países sobre cómo manejar la pandemia, agregó Fisher.

«Si alguien piensa que esto se acabó, está equivocado», dijo Fisher, «Todo el mundo tiene que afrontarlo y vivir con ello algún día, y todavía no ha terminado para ningún país».

Jadyn Shum, Kristie Lu Stout y Nectar Gan de CNN contribuyeron a este informe.