EFE
Miami

La inhalación e ingestión de microplásticos, unas minúsculas partículas que abundan en el medio ambiente, pueden alterar la función celular de los pulmones humanos, según una investigación de la Universidad Estatal de Florida (FSU) que estudia este efecto a largo plazo.

Un equipo de científicos de la FSU encontró que la exposición a los microplásticos durante solo «unos días» hizo que las células pulmonares humanas ralentizaran su metabolismo y crecimiento, cambiaran de forma y se desagruparan, indicó la universidad en un comunicado.

De acuerdo con los investigadores, se comprobó que «existían huecos en lo que normalmente es una hoja sólida de células».

Los hallazgos plantean preguntas sobre los efectos a largo plazo de los microplásticos en la salud humana, particularmente para aquellos que ya padecen afecciones respiratorias.

El equipo de la FSU decidió centrar su investigación en el poliestireno, un tipo de plástico que se usa comúnmente en cubiertos desechables, cajas y artículos médicos como tubos de ensayo o platos.

De esta manera, expusieron células pulmonares a pequeñas cantidades de poliestireno y a niveles que se encuentran comúnmente en el medio ambiente.

Tras solo unos días, encontraron que los procesos metabólicos de la célula se habían ralentizado, la proliferación celular estaba inhibida y la forma de la célula había cambiado.

El equipo de investigación descubrió que las células absorbieron las partículas microplásticas y formaron un anillo alrededor del núcleo celular.

«Los microplásticos no mataron las células, pero las células definitivamente no estaban actuando normalmente», señaló el investigador Kerestin Goodman.

Los científicos advirtieron que el proceso de inhalar y exhalar no se puede imitar en un laboratorio.

«No queremos exagerar los efectos dañinos de los microplásticos en la salud humana», señaló Qing-Xiang «Amy» Sang, profesora de química y bioquímica de la FSU.

«La razón por la que los plásticos se utilizan ampliamente es porque son buenos materiales para la industria, la construcción, los suministros médicos y de investigación y los productos de consumo, pero puede haber algunos efectos indeseables a largo plazo»,añadió Sang.

Entre sus preocupaciones, dijo, los microplásticos que pululan en en el aire y en corrientes fluviales «podrían ser especialmente perjudiciales para los bebés en crecimiento y las personas con enfermedades pulmonares».

El equipo de investigación, conformado además por la especialista en investigación Joan Hare, los estudiantes de doctorado Kerestin Goodman y Timothy Hua, y el ex estudiante de la FSU Zahraa Khamis, acotó que se trata de un primer paso para comprender los efectos de los microplásticos en la salud humana.

Pero también dijeron que los hallazgos realmente subrayan las preocupaciones planteadas anteriormente (…), en particular para las personas con trastornos respiratorios como cáncer de pulmón, asma, enfisema y neumonía; fibrosis o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

La investigación de la FSU ha sido publicada en la revista Chemical Research in Toxicology.