l que fuera protagonista de “Gata Salvaje” celebra su medio siglo de vida alejado de las telenovelas… A las que puede que vuelva muy pronto con el anuncio de la segunda temporada de “Pasión de Gavilanes”.

Saltó a la fama gracias a su papel en “Gata Salvaje” y después se consolidó como un fenómeno internacional con “Pasión de Gavilanes”, encandilando al público con su larga melena negra y su penetrante mirada.

Además, gracias a sus dotes interpretativas y a su carisma, Mario Cimarro brilló durante la primera década de los años 2000 como uno de los iconos latinos que, sin embargo, lleva años apartado de las cámaras.

Sin embargo, el actor desveló los verdaderos motivos de su ausencia y ahora, que cumple 50 años, son muchos los fans que desearían volver a verle vestir de galán de telenovela una vez más… Y puede que eso suceda ni más ni menos que con el regreso de los amados gavilanes.

VIAJANDO POR UN SUEÑO.

De origen cubano, el corazón de Mario Cimarro, como diría la canción de Camila Cabello, comenzó a latir en La Habana, donde nació el 1 de junio de 1971. Hijo de Antonio Luis Cimarro y María Caridad Paz, tiene además una hermana llamada Maria Antonia. Su infancia transcurrió en Gibara, la parte oriental de Cuba.

Ya desde muy joven demostró interés por el mundo de la interpretación: “creo que todas las experiencias que viví en mi infancia y especialmente en mi adolescencia, fueron dando forma a mi inquietud artística” dijo en una entrevista para TVO.

Tanto que, aunque estudió también Lengua y Literatura Española, decidió seguir su sueño. Y en 1994, cuando tenía 23 años, Mario emigró a México con todos sus ahorros para abrirse camino en la que sería la profesión de su vida: actor.

Allí compatibilizó la formación en arte dramático e interpretación con la búsqueda de alguna oportunidad en forma de papel, algo que no tardó en llegar de la mano de Televisa, una de las productoras mexicanas más importantes.

Antes de eso, había hecho un par de papeles en las obras de teatro “Maria Antonia” (1992) y “La importancia de llamarse Ernesto” (1997); y en televisión con “Acapulco, cuerpo y alma” (1995-1996) y “Sentimientos ajenos” (1996-1997). Pero sus primeras apariciones relevantes fueron en “Gente de Bien”(1997)  y “La Usurpadora” (1998).

Después, llegaría su primer protagonista en la telenovela “La mujer de mi vida” (1999) donde la ficción traspasó las pantallas y se convirtió en realidad, porque Mario encontró el amor en su compañera de reparto, la actriz venezolana Natalia Streignard, con la que estuvo casado desde 1999 hasta 2006.

Otros de sus papeles en su primera etapa fueron en el cine con “Romeo y Julieta” (1996), “The Cuban Connection” (1996) y “Managua” (1997) y, posteriormente, en la obra de teatro “Amor Salvaje” (2002) y en otras novelas, no solo en México, sino en países como Venezuela y Argentina: “La casa en la playa” (2000), “Amor latino” (2000), y “Más que amor, frenesí” (2001).

ENTRE FELINOS Y GAVILANES.

Pero el salto a la fama le llegó a Mario en 2002 con “Gata Salvaje” en Miami, novela que protagonizó hasta su final en 2003. Y esa fama se consagró de manera internacional con la exitosa telenovela colombiana “Pasión de Gavilanes”, donde Cimarro fue uno de los protagonistas.

A partir de ahí, su carrera fue un no parar, con novelas como “El cuerpo del deseo” (2005-2006), “La traición” (2008- 2009),  “Mar de amor” (2009- 2010), “Los herederos del Monte” (2011) o Vuelve temprano” (2016-2017).

También actuó en películas como “Rockaway” (2007), “Puras Joyitas” (2007), “Mediterranean Blue” (2012) y “The Black Russian” (2012).

Además, fue jurado de Miss Universo, del Festival Viña del Mar en 2012 y del espacio “Baila conmigo Paraguay” en 2019. Y es a su vez cantante (lanzó en 2008 la canción “Tu Deseo”).

Pero, si bien su extensa carrera es de sobra conocida, Mario Cimarro, que levantó pasiones salvajes entre la audiencia femenina de ambos lados del océano, mantuvo un perfil bajo en lo que respecta a su vida personal y sentimental.

Estuvo relacionado con la actriz mexicana Vanessa Villela de 2009 a 2013. Y en 2016 la modelo lituana Deimante Andriuskaite desveló que ella y Cimarro se divorciaban tras, supuestamente, dos meses de secreto matrimonio, sin que trascendieran en ese momento demasiados detalles del romance.

En la actualidad, ha encontrado el amor en la modelo y bailarina Bronislava Gregušová, 21 años más joven que él y que en 2015 fue finalista de Miss Eslovaquia. La pareja se casó en noviembre de 2019, y Cimarro lo anunció en su Instagram.

“Llega un momento, después de buscar en lo más hondo de tu alma, observar, viajar, hablar mirando a los ojos… En el que parar, meditar y celebrar. El momento de comprometerse, especialmente si ella dice que sí” escribió al compartir una foto de ambos.

CON GANAS DE VOLVER.

Pero, si Mario Cimarro estaba en la cima de su profesión, ¿por qué hubo un parón entre 2011 y 2016? ¿Y por qué no ha vuelto a aparecer en ninguna telenovela desde 2017? A preguntas como esta, se les dio en su momento una respuesta distinta a la que el propio actor ha desvelado.

Y es que en 2011 fue despedido  en plena emisión de “Los herederos Del Monte”. En 2020 Cimarro decidió contar su versión de los hechos en redes sociales donde confesaba que le despidieron por defender a un compañero al que le quitaban parte de su sueldo.

El actor relató lo ocurrido: “a los compañeros más débiles del elenco les quitaban una parte de su sueldo. Y cuando yo me enteré de eso no lo podía creer”.

Cimarro también cargó contra la productora por el trato que le dieron a la actriz Lorena Rojas también continuaba diciendo: ¿Hasta cuándo el abuso? ¿Hasta cuándo el veto? ¿Hasta cuándo la discriminación? ¿Hasta cuándo?” clamó el actor. Y dejó claro a sus fans que quería volver: “me encantaría hacer su próxima telenovela y volver a darles lo mejor de mí”.

Parece que un año después, ese deseo está más cerca de cumplirse. Y es que, si ya en marzo de este año los fans se sorprendieron al ver que Mario Cimarro y Danna García, su compañera en “Pasión de Gavilanes”, compartían un directo en Instagram, ahora Telemundo ha anunciado el regreso de “Pasión de Gavilanes” para una segunda temporada ambientada 20 años después.

Así las cosas, puede que como regalo de cumpleaños Mario Cimarro regrese a la compañía tras todas sus diferencias, para dar vida de nuevo a Mario Reyes y desatar la pasión, una vez más.