El barrio fue el lugar donde soñaron con un día ser reconocidos en la música urbana; fue testigo silencioso de sus anhelos, sacrificios y hasta les sirvió de inspiración para sus líricas e improvisaciones.

“El barrio” también es el título del tema que estrenaron hace unos días los cantantes de música urbana Mozart la Para y su colega y productor Alcover.

Se trata, según sus propias palabras, durante una entrevista que otorgaron a Diario Libre, de un tema muy contagioso que mezcla el dembow dominicano con el brazilian funk y la champeta, un ritmo originario de barrios marginales de Cartagena de Indias, Colombia.

El tema se caracteriza por seguir una línea musical distinta a la tendencia de música explícita, letras clasificación A, como las llama Mozart la Para.

“En RD Mozart creó su propia línea, como él le dice clasificación A, que son este tipo de canciones que las puedes escuchar delante de todo el mundo, de niños y adultos, con el único objetivo de pasarla bien, ese es el sinónimo de este tipo de canciones cuando Mozart las hace y yo me siento súper bien de haber colaborado”, señaló Alcover.

Ellos no solo hablaron de este tema que, además cuenta con videoclip, sino de sus inicios en la música, los cambios de la industria y lo cómodos que se sienten trabajando juntos.

“Nosotros tenemos varias colaboraciones, yo como artista y Alcover como productor”, aseguró Mozart, para luego detallar cómo se dio este nuevo junte.

“Cuando comenzamos la canción fue en Miami, él me hizo el instrumental, porque era un tema donde iba a estar cantando sólo yo, luego pasó el tiempo y Alcover montó un verso, me gustó mucho, porque le dio un toque distinto a la pista y ahí decidimos lanzarla”, continuó.

“He sobrevivido a todas estas malas palabras; mi objetivo es hacer canciones que perduren cuando yo no exista”

Mozart la Para Músico urbano

“Es una gran química, nosotros llegamos al estudio a cherchar, a pasarla bien y a disfrutar, y esa es la vibra que se siente cuando estamos en el estudio”, argumentó Alcover sobre Mozart, con quien trabajó como productor en los éxitos “Levántate” y “Número 1 Snopp 2”.

“Esta canción, como todas las mías, no tiene malas palabras, es movida y con un ritmo bien tropical”, dijo Mozart, quien dejó claro que no critica a los artistas cuyas letras son explícitas porque tienen un público que les da cabida.

Para Alcover todo se trata de un proceso, y asegura que con el tiempo esos artistas se dan cuenta que deben cambiar la línea lirical si quieren llegar a plataformas internacionales.

“Cada quien hace lo que le funciona, uno no conoce la necesidad de cada quien y a veces hacen cosas para salir del mundo en el que viven, pero eventualmente todo va evolucionado y van limpiando, pero a cada quien le llega su momento para hacer eso”, reseña Alcover.

Mozart coincide con él y agrega: “cuando yo comencé yo decía mi par de malas palabras, pero me di cuenta rápido y comencé a hacer letras positivas, me funcionó, y lo que funciona no se cambia por más que te digan que tú cantas para los niños”, recordó.

Del barrio a los grandes escenarios

Para Alcover pasar de ser un soñador a uno de los productores dominicanos más reconocidos en los EE.UU., no fue tarea sencilla, y así lo narró.

“Yo nací en un barrio de La Vega y desde muy temprano me sentí atraído por la música. Me fui a NY y estaba ilegal, no podía moverme y una iglesia me regaló una computadora, hice mi primer instrumental que llegó a los oídos de Don Omar”, señaló, y continuó relatando: “Él empezó a oír mi nombre hasta que me firmó, pero antes de eso yo estaba en mi casa con todas las limitaciones”, relató.

Duros inicios

Como todo en la vida en los inicios de la música urbana todo era más complicado; falta de apoyo, los urbanos no eran vistos como artistas y entrar en los medios se les complicaba de manera abrumadora, hoy la realidad es distinta.

“Lo más duro es el inicio, cuando no hay nada, cuando eres solamente tú quien crees, pero la gente no, después de que abres una puerta, para el resto es más fácil. Ahora tú pegas un dembow y te pueden pagar RD $40 mil o RD$50 mil, pero, en esos tiempos, yo con siete temas pegados, porque la radio era distinta, para ir a la TV era un lío y no había plataformas como ahora, para cobrar esas cifras era muy complicado”, así recuerda Mozart lo complicado de la industria para los artistas que, como él y otros que iniciaron antes, marcaron el camino para los nuevos talentos musicales.

Sobre las colaboraciones actuales tanto Alcover como Mozart reconocieron que son el mejor síntoma del impacto que ha tenido el género a nivel mundial. “Vemos que artistas anglosajones que uno admiraba se están acercando a los artistas latinos, este es un síntoma del alcance que estamos teniendo los latinos, es un reflejo de todo lo que está pasando con la música urbana latina, que ellos se interesen en nuestra música me encanta porque les da mayor alcance a nuestros artistas”, explicó Alcover.

Para ambos en la actualidad la música vive su mejor momento, las disqueras no tienen el control absoluto de lo que hace el artista.

La pandemia los puso creativos

Contrario a lo que se pudiera pensar a música no se vio afectada en cuanto a la creación. Para Mozart de hecho, lo puso aún más activo, y así lo describió a Diario Libre.

“La música también nos sirvió de entretenimiento durante la cuarentena, en ese tiempo lancé canciones, saqué un nuevo EP, se armó la guerra con el Lápiz Conciente, me mantuve trabajando normal desde mi casa. Al principio uno se sentía incómodo, pero hasta los presos se adaptan”, dijo Mozart, quien tiene prevista varias presentaciones a nivel internacional.

Próximos proyectos

Alcover está en un proceso de producción de su música y la de otros artistas como Don Omar, además de acercarse al cine, mientras Mozart también está trabajando en su próxima producción que incluye colaboraciones con varios artistas internacionales.