juan.salazar@listindiario.com
Juan Salazar
Santo Domingo, RD

El neumólogo José Pichardo advirtió ayer que el uso de la mascarilla es un “sacrificio” que la población debe seguir observando, porque es por el momento una de las vías eficaces para evitar contagiarse del Covid.

“Lo más importante es preservar la vida”, indicó el especialista cuando se le preguntó sobre las personas que alegan estar “hartas” de usar cubrebocas por un tiempo tan prolongado.

El expresidente de la Sociedad Dominicana de Neumología descartó que el uso prolongado de mascarilla afecte los pulmones, como afirman algunos ciudadanos, ya que ese utensilio ha sido parte de su ejercicio médico por 30 años.

Dijo que, antes de la aparición del nuevo coronavirus, ha usado el barbijo porque trata con afectados por tuberculosis y otras enfermedades infectocontagiosas, y hasta ahora no ha sufrido ningún contratiempo por hacerlo.

El especialista precisó que entiende los temores y preocupaciones de la gente porque es incómodo utilizarla, pero aclaró que científicamente está demostrado que el cubrebocas no provoca daños a la salud en sentido general.

Sugirió tomar descansos cada cuatro horas durante el uso, pero nunca descartarla, pues la mascarilla ha permitido mitigar las muertes y contagios por el nuevo coronavirus en países  donde han apelado a ella como mecanismo de prevención.

Pichardo insistió en que el uso de mascarilla, lavado constante de manos y el distanciamiento físico, siguen siendo las vías más idóneas para contrarrestar el virus, hasta tanto se comiencen a aplicarse las vacunas.

Es tan importante usar la mascarilla –precisó el neumólogo- que el personal médico utiliza dos para garantizar una mejor protección.

Exhortó a colocarlas correctamente para evitar que el virus penetre por nariz y boca y, en el caso de las desechables, como la tipo quirúrgica, no utilizarlas por más de cuatro horas.

La N-95 se puede utilizar por un mayor tiempo si se esterilizan correctamente, incluso precisó que se están utilizando rayos ultravioletas para extender su vida útil, al igual que las de tela que son reusables.

Pichardo indicó que hasta los pacientes asmáticos pueden utilizar sin ningún inconveniente la mascarilla.  “Yo sé que es incómodo, trabajo con eso a diario.  No es algo que forme parte de la cultura de uno, pero seguir usando mascarilla es necesario para que la política de contención de la pandemia sea eficaz”, agregó.

El experto en enfermedades respiratorias dijo que la mascarilla es un sacrificio necesario para proteger la vida propia, de familiares y de las personas con quienes nos relacionamos a diario en diversas actividades cotidianas.

Ayer LISTÍN DIARIO publicó un reportaje sobre como poco a poco el uso de mascarilla para prevenir contagios por el Covid cae en desuso entre amplios sectores de la población por cansancio, descuido e inobservancia de esta norma.

Algunos usuarios de redes sociales que comentaron la información alegaron que el uso de cubrebocas los tenía “hartos” y que al final terminará provocando más daños a la salud que el mismo Covid.

En un momento de retrasos en la llegada al país de vacunas contra el nuevo coronavirus,  los médicos siguen recomendando el uso de mascarilla, distanciamiento físico y lavado constante de manos para prevenir contagios.