Higüey.- Belkis Castillo, la pastora de la Iglesia Ministerio Internacional Emaus en Higüey, provincia La Altagracia, donde en la tarde de hoy incursionó el Ministerio Público y la Policía Nacional para detener un culto que violaba el aislamiento social por Covid-19, calificó como una injusticia su apresamiento y el pago de una multa de RD $5,000.00 “sólo por estar alabando a Dios”.

La fiscal Mercedes Santana dijo que la pastora fue detenida, pero que momentos después y tras haber pagado 5 mil pesos de multa, fue liberada.

“Como iglesia solo orábamos por la ciudad para contrarrestar los males sociales y sobre todo en esta pandemia de coronavirus que nos afecta”, manifestó molesta por la acción.

Recordó que los cultos se transmiten con un grupo reducido de los que participan, a través de la TV y las plataformas digitales del ministerio para que los miembros puedan escuchar la palabra de Dios desde sus casas, cumpliendo con los protocolos de lugar, “pero que en esta ocasión los hermanos llegaron sin invitarlos y no podíamos echarlos afuera del templo”.

Tras salir del departamento policial, la religiosa manifestó que pagó una multa impuesta por la Fiscalía de 5 mil pesos “pero que por Cristo paga 10 o 20 mil y más, porque ahora se necesita que se vaya a Dios para que intervenga ante la pandemia de Covid-19”.

Recordó que los cultos se transmiten con un grupo reducido de los que participan, a través de la TV y las plataformas digitales del ministerio para que los miembros puedan escuchar la palabra de Dios desde sus casas, cumpliendo con los protocolos de lugar, “pero que en esta ocasión los hermanos llegaron sin invitarlos y no podíamos echarlos afuera del templo”.

Tras salir del departamento policial, la religiosa manifestó que pagó una multa impuesta por la Fiscalía de 5 mil pesos “pero que por Cristo paga 10 o 20 mil y más, porque ahora se necesita que se vaya a Dios para que intervenga ante la pandemia de Covid-19”.