El reciente anuncio de Microsoft de que dejará de dar soporte a su sistema operativo Windows 7 generó estrés a sus usuarios.

La compañía informó que importantes herramientas cotidianas, como la banca personal y las compras en línea, ya no serían seguras en las computadoras con Windows 7, ahora obsoletas y tierra fértil para los piratas informáticos.

Es difícil saber a cuántos afecta la medida, pero una estimación sugiere que podrían ser cientos de millones. 

La recomendación de la compañía fue implementar la actualización de inmediato e idealmente comprar una nueva computadora portátil, ya que la anterior podría ser demasiado lenta o no funcionar tan bien con el Windows 10 actual, pero ese es un gasto al que muchos no podrán hacer frente.

Cuando examiné este tema, encontré más de 100 artículos de expertos que aseguran que el proceso de pasar a nuevos sistemas operativos es estresante para los usuarios.

Uno, incluso, calificaba este proceso como de «sufrimiento». La mayoría de estos expertos asumieron que el estrés era parte de esta transformación y ofrecían consejos sobre cómo minimizar o reducir ese estrés.

¿Pero es realmente necesario comprar una nueva computadora portátil? ¿O es hora de que cambiemos a un dispositivo completamente diferente?

Seguridad y protección de dispositivos antiguos

Microsoft quiere que creas que Windows 10 es la última versión de Windows y, en lugar de hacer nuevas ediciones, mejorará tu experiencia de manera más continua.

Por supuesto, esto no es solo un problema para los propietarios de computadoras portátiles de Windows.

Los sistemas operativos de Apple y Android también hay que actualizarlos, y se anuncia con regularidad que se dejará de dar soporte a versiones anteriores y que si los usuarios siguen usándolas su seguridad no está garantizada.

En pocas palabras, si te roban de la banca online, la culpa, usuario, es tuya.

 ¿Qué tan cierto es que los dispositivos antiguos son más vulnerables a los piratas informáticos?

Puede que sea cierto que los investigadores y los piratas informáticos encuentran regularmente vulnerabilidades en los dispositivos viejos. La investigación muestra que los hackers tienen más probabilidades de encontrar debilidades en los códigos más antiguos y los que les son más familiares.

Pero decir que estos sistemas no pueden protegerse es posiblemente un alarmismo en nombre de las ventas.

Están hechos por grandes y ricas compañías con recursos más que suficientes para crear parches y mantener seguros nuestros dispositivos más antiguos.

Dejar de dar soporte genera miedo a los usuarios y los clientes que están contentos con los dispositivos más antiguos terminan rindiéndose y pagando por dispositivos y versiones de software nuevos.

En muchos casos, parece que estuvieran tratando de convencer a los usuarios para que, en un acto de fe, compren una nueva computadora portátil.

Ciertamente, hay evidencias de un aumento a corto plazo en las ventas de estas computadoras.

Pero algunas personas ya han comenzado a abandonar este mercado.

Cada vez menos presentes

Las investigaciones hechas al respecto muestran que la propiedad, el uso y la importancia de las computadoras portátiles ha disminuido en los últimos tres años, al ser reemplazadas en gran medida por los teléfonos inteligentes.

Una encuesta de usuarios de internet encontró que solo el 15% pensaba que su computadora portátil era su dispositivo más importante para acceder a la red, en comparación con el 30% que así opinaba en 2015, mientras que el 66% pensaba que su teléfono inteligente era la vía más importante, en comparación con el 32% que pensaba así en 2015.

Fuente: EFE