Luego de la reciente decisión del Banco Central de aumentar por tercer mes consecutivo su tasa de política monetaria, a los usuarios que poseen préstamos bancarios, cuyos contratos no contemplen créditos a tasas activas fijas, las variaciones se irán reflejando en incrementos graduales del costo del dinero, y para quienes recurran a nuevos financiamientos, estos se realizarán bajo las condiciones de mercado vigentes.

La información la ofreció este miércoles la Asociación de Bancos Múltiples de la República Dominicana (ABA), entidad que consideró que el cambio de postura de política monetaria ejecutada por el Banco Central de la República Dominicana desde agosto de 2021 «es atendible, dadas las complejidades del panorama económico y financiero global, la mayor persistencia de las presiones inflacionarias y la incertidumbre prevaleciente asociada a la covid-19 y fenómenos geopolíticos».

El Banco Central, en su reunión de política monetaria de enero pasado, decidió incrementar en 50 puntos básicos su tasa de interés de política monetaria, pasando de 4.50 a 5.00 % anual. También la había aumentado en noviembre y diciembre.

El gremio explicó a través de un comunicado que, como era de esperarse, el incremento de la tasa de política monetaria tendrá un canal de transmisión hacia las tasas de interés bancarias.  Detalló que, por un lado, los depositantes tenderán a recibir mayores rendimientos de sus recursos, por la vía de las tasas pasivas.

“Recordamos que una importante proporción de los deudores de sectores productivos, pymes y hogares están al amparo de los estímulos monetarios dispuestos a raíz de la pandemia, que se realizaron a tasas fijas del 8 % hasta julio de 2023, lo que nos permitirá, como país, ir sorteando sin mayores traumas la transición a una senda de crecimiento sostenido con adecuados niveles de inflación”, precisó la ABA.

Sobre la medida del Banco Central, la ABA señaló que las acciones para restringir la liquidez e incrementar la tasa de política monetaria, por encima del nivel que se situaba antes de la pandemia, buscan preservar la estabilidad de precios y son fundamentales para propiciar un adecuado clima de negocios y paz social favorables para la inversión, la generación de empleos y el bienestar de la población.

Además, la ABA sostuvo que estas medidas de política monetaria van en consonancia con el objetivo que se persigue de evitar un crecimiento por encima del potencial del sistema financiero, que genere presiones inflacionarias y cambiarias.

De igual modo, el gremio ratificó el compromiso de los bancos múltiples de seguir apoyando a los sectores productivos, incluyendo a las micro, pequeñas y medianas empresas, así como a los hogares del país.