SIMPLE: Es tiempo de comenzar de nuevo, de replantear la vida, de reducir los costos del día a día.

Es el momento estelar de la economía que está por encima de la vida, quien entiende la gente, extrañar un abrazo es mucho mejor que ver partir a una persona.

Ir pensando dentro de lo posible y de lo que tu sea capaz y tenga la capacidad para ir buscando otra vía y forma de subsistir.

Ya estamos delante de una nueva sociedad, la de los sobrevivientes, tiene que tener otra visión para un nuevo mundo.

Lección aprendida, la fragilidad de la salud y la vida ya están a la vista, tan pronto muere tu no vale nada, no merece ni un vayace en paz o una sepultura decente.

Nunca antes fue tan evidente que no valemos nada delante de las sorpresas de cualquier nuevo virus, ahora pienso yo que la chicungunya fue un aviso y ahora regresó unificada con el CORONAVIRUS lo que creó un decifrable megavirus llamado COVID-19 que más mortífero no puede ser, como dicen las víctimas es un infierno ese virus.

No habrá forma de un regreso al pasado, tendremos que adaptarnos a un concepto de vida ambivalente, al del miedo, la desconfianza y el temor.

Nos deja tantas preguntas, nos cuestionamos nosotros mismos tantas cosas, estamos en un marasmo, en la existencia de las interrogantes.

Nos acostamos y no podemos reconciliar el sueño, sufrimos por un familiar muy cercano o lejano que fue infectado o que murió.

Después de todo debemos de tener fe, ser fuerte y firme, perseverantes y con la esperanza invencible.

Aveces no sabemos si llorar o sonreír, estamos atrapados y aún así existen personas que aún no entienden lo mortal del virus y vivrn desoyendo todos los consejos.

Qué Dios se apiade de nosotros, oraciones y bendiciones para todos los enfermos y sanos.,

#reflexionesletales de #LuisMedrano.