Hoy, al igual que el seis de enero de cada año, muchos países alrededor del mundo, incluyendo República Dominicana, celebran el Día de Reyes. Como sabemos, este día tradicionalmente se representa con los llamados ‘tres Reyes Magos’; sin embargo, la realidad es que la Biblia nunca establece que se tratara de tres personajes ni que fueran reyes. Entonces, ¿de dónde proviene esta creencia que se ha extendido hasta nuestros días?

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”. Esta es la única referencia que hace la Biblia a los Reyes Magos, la cual se encuentra en el Evangelio de Mateo, específicamente en Mateo 2, 1-12. No especifica cuántos eran y solo hace referencia a ellos como ‘magos’.

Una de las teorías sostiene que se ha optado por representarlos con este número debido a que en la Biblia se dice que fueron tres los regalos que llevaron al niño Jesús: oro, incienso y mirra. Asimismo, hay otras hipótesis como el hecho de que en el dogma de la Trinidad Dios es un ser que existe como tres personas distintas (Padre, Hijo y Espíritu Santo) o que cada uno de los magos representa una etapa de la vida (Melchor la vejez, Baltasar la madurez y Gaspar la juventud).

Pero ¿por qué son reyes? Las teorías concuerdan en que se les dio el nombre de reyes para exaltar la importancia de estos personajes, razón por la que empezaron a ser representados con coronas en las pinturas del siglo VIII. La Biblia tampoco menciona cómo se llamaban, pero sus nombres aparecieron por primera vez en un mosaico del siglo VI en la basílica de San Apolinar el Nuevo, en la ciudad italiana de Rávena.