José Arismendy de León Helena, sacerdote de la parroquia Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote a donde acudió el homicida del ministro Orlando Jorge Mera, rehusó ofrecer declaraciones a su salida del interrogatorio al que fue sometido este martes en la Procuraduría General de la República (PGR).

“Ya dije lo que tenía que decir”, fueron de las pocas palabras expresadas por el sacerdote, quien fue interrogado por alrededor de dos horas y media por los fiscales a cargo del caso.

Ante la insistencia de los reporteros para obtener alguna declaración del clérigo y su silencio, éste añadió: “ustedes son periodistas, interprétenlo (su silencio) como quieran”.

De León Helena fue la persona a quien Fausto Miguel Cruz de la Mota (Curita) acudió después de haber matado en su despacho al extinto ministro de Medio Ambiente.

Cruz de la Mota fue detenido la tarde de ayer en dicha parroquia por las autoridades, quienes lo trasladaron a la Procuraduría General de la República y posteriormente al Palacio de Justicia de Ciudad Nueva.

El Ministerio Público explicó que Cruz de la Mota, de 56 años de edad, cometió el hecho en el despacho del titular del Ministerio de Medio Ambiente, en la avenida Luperón, de esta capital, y luego huyó hacia la Iglesia Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, ubicada en la urbanización Real, a 3.2 kilómetros de distancia.

En el templo religioso, Cruz de la Mota entregó la pistola a un cura a quien le explicó que había cometido un crimen, aunque sin identificar a la víctima, según el relato de la Procuraduría General de la República (PGR) en una nota de prensa