“Yo no soy un delincuente, ni hago cosas de las que mañana pueda arrepentirme Severo Rivera”, eso fue lo primero que dijo el popular artista Sergio Vargas cuando se le preguntó la razón por la que aparece su nombre en el voluminoso expediente del caso Medusa, contra el ex procurador genera de la República Jean Alain Rodríguez.

El documento en el que se le imputan supuestos actos de corrupción administrativa, el Ministerio Público consignó que Sergio Vargas ocupaba bienes incautados por la Dirección de Custodia y Administración de Bienes Incautados de la Procuraduría Genera de la República, entre los que se cita a un apartamento y un establecimiento comercial en el Distrito Nacional.

“Quiero decirte a ti y al pueblo dominicano que desde hace unos cuatro años hice un acuerdo con la Procuraduría en el que que asumí la tarea de llevarle alegría a los menores que guardan prisión en nuestras cárceles y a cambio de eso se me asignó un apartamento para mi uso, y un local comercial que sería usado para un estudio de grabación para los jóvenes que han reñido con la ley”, comentó Vargas.

El intérprete de la “La quiero a morir” y  “Marola”, entre otros éxitos manifestó que la Procuraduría General de la República mantiene el acuerdo para sus conciertos, para los cuales solo otorga el permiso.

“Nosotros incurrimos en todos los gastos para llevar nuestra orquesta. Te preguntarás la razón por la que hago eso, pues te comentaré que luego de unas presentaciones que hice en Panamá y en Colombia, en las que actué en cárceles, sentí que debía hacerlo en mi país para de de alguna manera llevarle alegría a quienes se encuentran condenados por algún hecho delictivo”, apuntó el artista, quien reseñó que si se contabiliza lo que cuesta una de esas actividades el costo sería de más de medio millón de pesos por cada actuación.

Reveló que hasta la fecha ha realizado cinco conciertos y uno posterior a la reapertura de las actividades dispuestas por las autoridades sanitaria por la pandemia de la Covid-19, lo que representaría a un monto de tres millones de pesos.

Sergio Vargas dijo que las actuales autoridades del Ministerio Público renovaron su contrato para las actividades. “Uso el apartamento para descansar cuando regreso de una actividad en la madrugada, pero no me han regalado nada, pago lo lo acordado religiosamente. Yo no he violado ninguna legislación al tener en custodia un bien inmueble incautado por las autoridades, algo muy común en este país”, apuntó.

Al referirse el local comercial manifestó que tenía el interés de aprovechar el talento de jóvenes que cumplen condena y otros que están a punto de salir, que le manifestaron su interés en incursionar en el canto, pero que por la pandemia el proyecto no se concretó.

Yo tengo mi conciencia tranquila porque no he violentado ninguna ley. Observa que aparece mi nombre porque entiendo que lo que hice no es violatorio a nada”, sentenció el ganador del Grammy Latino, quien en los próximo días celebrará con un concierto el 35 aniversario de su carrera.

Lo que dice el expediente del caso Operación Medusa sobre Sergio Vargas

En el expediente por el caso Medusa, en el que figura como principal imputado el exprocurador Jean Alain Rodríguez, el Ministerio Público señaló al merenguero Sergio Vargas, quien, de acuerdo al documento, habría resultado beneficiado con la asignación de dos bienes, incautados por la Dirección de Custodia y Administración de Bienes Incautados de la Procuraduría General de la República.

El documento acusatorio muestra dos certificaciones fechadas en mayo de este año y emitidas por la referida dependencia de la Procuraduría. La primera, identificada con el número 23-2022, fue empleada por el Ministerio Público para “probar que el señor Sergio Pascual Vargas Parra, fue beneficiado con la asignación de un bien inmueble en calidad de custodia”.

La certificación hace referencia a un local comercial: “Suite 14-A, segundo nivel, de la Plaza Fernández, ubicado en la avenida Winston Churchill, esquina José Amado Soler, sector Piantini, Distrito Nacional”. 

El expediente indica que “las autoridades comprobaron”, a través de una comunicación emitida por la administración de la citada plaza, que el local “fue ocupado por última vez por el señor Sergio Pascual Vargas Parra, hasta octubre del año 2021”.

Una segunda certificación, con número 24-2022, habría servido al Ministerio Público para probar que el intérprete de “La Ventanita”, “fue beneficiado con la asignación de un bien inmueble en calidad de custodia, el Apartamento B-5, de 215.02 Metros, Piso Cinco, ubicado en la Torre Hariannet X, ubicado en la Avenida Caonabo, Distrito Nacional”. 

En el documento se hace alusión a otra certificación emitida por la Dirección de Recursos Humanos de la Procuraduría: “con la que probamos que el señor Sergio Pascual Vargas Parra, nunca ha sido empleado de la Procuraduría General de la República. Así como cualquier información contenida en la comunicación de referencia, que resulte de interés para este proceso”.