Cuando en la segunda mitad del siglo pasado los científicos comenzaron a profundizar en la naturaleza del cáncer, descubrieron que era algo inherente a la naturaleza humana. Una acumulación de fallos en los procesos normales que nos permiten vivir podían generar una proliferación de células…