La Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del distrito judicial de Santiago ordenó levantar de inmediato la inmovilización de las cuentas bancarias de las Águilas Cibaeñas.

El Tribunal determinó que ninguna persona que tenga conflicto con un accionista puede detener el funcionamiento de una empresa.

La decisión fue tomada al acoger un recurso presentado por Elsa Trinidad, abogada del equipo de béisbol.

«El juez determinó que es ilisito querer entorpecer las actividades de una entidad por las demandas que pueda tener un accionista», declaró la jurista.

Las cuentas bancarias de las Águilas  fueron embargadas el pasado lunes por una demanda por parte de la señora Clara Luz Pichardo Cabrera, ex pareja sentimental del fallecido Juan Bautista Sánchez (Juanchy), principal accionista del conjunto.

Con la acción, la demandante busca que reconozcan las inversiones que, según dice, realizó en el equipo a través de Sánchez durante los más de 30 años de relación que ambos mantuvieron.

Además de las Águilas Cibaeñas, Pichardo Cabrera dice que aportó en la adquisición de bienes, muebles e inmuebles por parte del fenecido empresario.