Algunas señales de tu cuerpo no debes ignorarlas. Pueden estar dándote mensajes sobre alguna situación subyacente.

¿Alguna vez tuviste ulceraciones en la boca o en la lengua? Uno de los motivos más comunes es que sean consecuencia de una herida, una mordedura o corte. Sin embargo, también pueden deberse a otras cuestiones.

El tabaquismo y las alergias también pueden provocarlas. Sin embargo, si nada de lo anterior se aplica a tu caso, podrías tener una deficiencia de vitamina B12, hierro o ácido fólico. Estas lo hacen progresivamente a lo largo de un periodo prolongado.

Otros signos de alerta pueden ser la fatiga, los mareos, los latidos irregulares del corazón y la debilidad muscular. Si experimentas todo esto, tendrás que hacer algunos cambios en tu dieta y empezar a tomar los suplementos necesarios.