La pandemia hizo que varios países tomaran la decisión de mantener una cuarentena, para evitar la propagación del coronavirus.

Aunque es una medida preventiva, para muchas personas no ha sido fácil tener que vivir en aislamiento durante varias semanas.

Por eso, las Carmelitas Descalzas de Cádiz, acostumbradas a vivir en confinamiento, compartieron a través de su página oficial diez consejos para sobrevivir, aprovechar y disfrutar los días de encierro.

#1 Busca la libertad interior

La cuarentena puede ser una gran oportunidad para descubrir la libertar interior que nadie puede quitarte.

Lo más importante es la actitud con la que estás viviendo esta situación sanitaria. Piensa que no estás encerrado en casa, sino que optaste por permanecer ahí ‘libremente’ por un bien mayor.

#2 Mira dentro de ti

Otro de los consejos por parte de las religiosas es mirar dentro de ti, pues el espacio más grande para ser feliz está en tu corazón. No necesitas de lugares externos, sólo reconocer tu propio mundo.

Explota tu creatividad, escucha tus propios pensamientos e identifica de lo que eres capaz. Cuando te acostumbres a vivir en ti ya no querrás salir, según las Carmelitas Descalzas.

#3 Desecha lo malo

En tiempos de crisis sanitaria, es normal tener nuestros pensamientos y emociones saturadas; sin embargo, es importante ejercitar la concentración y el autoconocimiento.

Disciplina tu corazón, para que cuando un pensamiento no te haga bien puedas desecharlo. Lo mejor es inclinarte hacia aquello que te da paz y alegría.

#4 Ama y deja vivir

La cuarentena y los días de convivencia pueden hacernos más sensibles e incluso irritables, por lo que las monjas aconsejan no perder la paciencia y usar el sentido común.

Acepta y respeta las opiniones y sentimientos de los demás. Réstale importancia a las diferencias que puede haber en casa y dale mayor peso a las cosas que pueden unirte con tu familia.

El único terreno que puedes controlar es el tuyo: tus pensamientos, palabras y emociones.

El amor te permitirá tener empatía, respeto, ganas de dar y agradecimiento al recibir.

#5 Aprovecha el tiempo

Las religiosas aconsejan no pasar el tiempo inútilmente. Matar el tiempo es matar la vida, de acuerdo con las hermanas.

Crea un plan para estos días y síguelo con disciplina. Puedes seguir descansando, pero con actividades que te relajen y estimulen.

Aunque cocinar un platillo te tome dos horas, disfruta el proceso de preparación. Lo ideal es hacer cosas que tengan valor y una finalidad, no perder el tiempo sin sentido.

#6 Extiende tus fronteras

Seguramente, en algún momento de tu vida te quejaste por la falta de tiempo… pues ahora lo tienes en tus manos.

Es el momento de leer ese libro que te regalaron hace tres navidades. Si te gusta la música, busca nuevos artistas; si eres un trotamundos, aprende sobre un país exótico y su cultura, lengua y tradiciones.

Las religiosas aconsejan no conformarte con lo que ya conoces. Ahora tienes una oportunidad para abrirte a novedades que te aporten conocimiento y alegren tus días.

#7 Evita lo negativo

No todos manejamos de la misma forma las emociones y hay personas a las que les cuesta más trabajo sobrellevar el aislamiento. Por eso, debemos ser selectivos con lo que recibimos desde fuera, como el exceso de información, malas caras y actitudes pesimistas.

No permitas que una emoción negativa se adueñe de tu interior. Un remedio para canalizar la energía y relajarte es bailando. Pon tu música favorita y saca tus mejores pasos.

#8 Recuerda que no estás solo

Otro de los consejos del decálogo es comprender que no estás solo. El amor y cariño de tus seres queridos sigue allí, aunque el contacto físico no esté presente.

Es una oportunidad para vivir la comunicación en otro nivel, hacia algo más íntimo. Habla con los que están en tu casa con detenimiento y en tranquilidad.

Aprovecha para expresar lo que nunca tienes tiempo de decir. Habla desde el corazón y crea conexiones profundas. Charla sobre todo y nada, pero siempre con cariño.

#9 Busca tiempo a solas

Evita los episodios de ansiedad y de tensión al crear momentos dedicados al silencio y a la soledad. Durante tu rutinas diaria, agrega espacios de ‘oxigenación’ individual.

Puedes reflexionar, pensar y meditar respecto a qué puedes cambiar de ti, para convertirte en una mejor persona después de la cuarentena.

#10 No olvides orar

El último consejo es mantener la oración, aún si dejaste de tener una relación con Dios. Con tiempo y serenidad, intenta establecer una conversación con él.

Para las monjas, orar es abrirse a ese otro que puede sostenerte cuando necesitas ayuda; pero también, para ayudar a otros que lo necesitan.

¿Ya aplicas alguno de estos consejos? Síguelos y comenta qué te parecieron.