El proceso de vacunación contra el COVID-19 ha disminuido de manera significativa en la provincia La Altagracia, pues estaban vacunando más de mil personas diarias y ahora esta asistencia ha caído en alrededor de 300 personas cada día, informó el director provincial de Salud, Víctor Rodríguez.

«Hoy vacunamos 328 personas, específicamente», apuntó.

Rodríguez argumentó que «pese a la baja la asistencia, espera que la población siga asistiendo vacunándose, ya que la provincia tiene casi un 100 %  con la primera dosis y un 50 % de la tercera dosis y están poniendo la cuarta dosis a las personas que tiene seis meses de haberse puesto la tercera».

Detalló que no han retirado ninguno de los 27 puestos de vacunación y no tienen pensando retirar ninguno, para que las personas que aún no se han vacunado o quiera completar su esquema pueda hacerlo, lo que a su juicio demuestra el amplio interés que tiene la institución y el Estado en que la población se diga vacunando.

Señaló que van a comenzar un proceso de vacunación casa por casa para ampliar la aplicación de las vacunas. También informó que tienen un amplio personal que estará integrado a la jornada de vacunación.

En otro particular, comentó que en los centros de salud siguen usando mascarillas por la gran cantidad de personas que circulan en los hospitales.

Explicó, además, que los niveles de contagio en la provincia andan muy bajos, que están entre un dos y un uno por ciento. «Nosotros, gracias a Dios, tenemos cuatro personas en el área de COVID-19 el día de hoy y una sola persona en cuidados intensivo», aseguro.

Afirmó que, no obstante, le dicen a la población que no deben descuidarse, que se deben seguir tomando las medidas de lugar por cuenta propia, ya no por las exigencias del Estado.

«Es necesario que personas que tienen alguna comorbilidad, como diabetes, cáncer, hipertensión, la obesidad, VIH, no bajen la guardia y continúen cuidándose, deben tomar más en cuenta su estado», apuntó.